Garza del Arratia

Leo
09/05/2021
Garza del Arratia

Erguida y silenciosa escudriña los recovecos del río mientras no suelten el agua confinada en la presa.

Inmóvil, se deja ver desde los puentes de Igorre, escudriñando el agua, bien sobre piedras eventualmente secas, bien metida en faena y pasada por agua.

Una cierta distancia siempre separa esta solitaria ave de las cuadrillas de patos, dedicados a pesca más superficial y omnivora alimentación.

Con orgullo cruza miradas con human@s, para cuyos eventuales malos pensamientos recordaremos que se encuentran protegidas e incluidas en el Decreto 139/2011, de 4 de febrero, para el desarrollo del Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial y del Catálogo Español de Especies Amenazadas. También en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas, categorizada de Interés Especial; en Directiva 79/409/CEE de Aves en el anexo II; en el Convenio de Berna -anexo II-; en el Convenio de Bonn y en el convenio CITES como C1.

Quizás no le ataña el Coto de Pesca como prohibición para buscar su sustento; aunque si la causa de la eterna advertencia en los carteles junto al río es la toxicidad del agua y del pescado que vive en las aguas del Arratia, es algo que afecta a nuestra Garza y también para tod@s motivo de preocupación.

Garza del Arratia